tiempo Monzón

domingo, 24 de febrero de 2013

BARRANCO DE CAUTIECHO

El sábado desafíamos al viento que con las bajas temperaturas resultaba helador y nos unimos al Club Montisonense de Montaña para descender el Barranco de Cautiecho.
Se puede acceder a su cabecera por tres rutas distintas, nosotros escogimos la del retorno del Barranco Cueva Cabrito, por ser la más directa.
Dejamos los coches antes de llegar a las Almunias de Rodellar, bajo una gran encina que hay al lado de una granja, aquí hay un cartel anunciador del Barranco Cueva Cabrito. Tras equiparnos cogimos la pista que pasa por delante de la granja y que tras convertirse en senda nos bajó al río Isuala. Cruzamos éste y emprendimos por fuerte subida el acceso a un balcón con unas vistas espectaculares de Las Capillas, tremendas agujas que caracterizan el barranco que íbamos a descender. A mano izquierda sale una pequeña senda que nos introduce en la mitad del Cautiecho, decidimos entrar a esta altura porque hacía demasiado frío y además la parte superior carece de interés.

Las Capillas del Barranco Cautiecho vistas desde la carretera















El descenso,de roca calcárea y conglomerado, consta de 5 rápeles, el más largo y último de 40 metros es uno de los más bonitos de la Sierra de Guara, encajonado, con juegos de luces muy llamativos y vestido por musgo y helechos que le dan el toque de color.
En la parte final hay una zona de estrechos muy bien formados con varios resaltes que salvamos haciendo oposición y que nos dejan en el río Isuala. 



Sin palabras en el rápel de 40 m.

El mismo visto desde arriba


En los estrechos opositando para evitar
mojarnos, y eso que ya sabíamos que al final
nos iba a tocar...



Para regresar tuvimos que descender unos 200 metros el río, teniendo que nadar un buen tramo  para salvar una poza (qué gusto da bañarse en febrero!!!), hasta encontrar la senda por la que habíamos bajado anteriormente, y así subimos hasta los coches.

El agua fresquita no lo era tanto porque hacía más frío fuera que dentro de la misma
La recompensa final para
calentar los motores de
un día tan frío

Puesto que lo más destacado de este descenso es su último rápel, ya tenemos hablado que la próxima vez que vengamos a este lugar entraremos al barranco rapelando desde el puente que lo atraviesa y que une la ruta de Las Almunias-Alquézar, (en él hay una instalación) y así se entra dos rápeles antes del rápel largo, de esta forma nos evitaremos toda la parte alta de este barranco que no tiene demasiado interés y luego descenderemos los Estrechos del Balced así completaremos la jornada llegando bien petadicos al coche como nos gusta a nosotros.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

aun no me he recuperado del frio,suerte del vinillo de miguel, un diez para todos, menos para erika ella se merece un once.
javier.

Anónimo dijo...

Todo muy majo, asi que cuando haya que repetir... se repite!!

Javier Hijo

Anónimo dijo...

Que majoo! Pero debisteis de pasar un frío, en febrero y con el agua hasta el pecho. Valientessss

Esther

Anónimo dijo...

A pesar de que he cogido un buen catarro podemos repetir cuando sea, me ha encantado!!! Y lo del once....yo como el resto con un diez voy más que sobrada!!! Pero que contenta estoy!!!

cristina dijo...

los que nos quedamos en casa estamos muertos de la envidia...

Santiago Solá dijo...

Pasada de Barranco, y yo quedándome en casa. Voy a tener que comprarme un neopreno!!! Enhorabuena, un abrazo.

Pirene dijo...

Pero chalauuuuusss! ande váis con este fríoooo!!!!

¡Que valientes oyes! guapo el barranco. Lo hice de más jovencilla y sí, el rápel famoso es bien majo.

Pos nada valientes! a seguir poniendo los dientes largos aquí a los cobardes frioleros! jejeje

Saludicos!

silvia dijo...

Gracias a tod@s por comentar!
La verdad es que ya teníamos ganas de calzarnos el neopreno, bueno, mejor dicho de hacer barrancos, que ponerse el neopreno es una labor horrorosa y muy costosa.
De valientes nada, sólo nos pueden las ganas...
Un abrazo!