tiempo Monzón

martes, 26 de julio de 2016

PUNTA CUCURUZA (1758 m)

Sábado 23 de julio de 2016.


Uno de los mejores regalos que a mí se me pueden hacer en un día especial como es el de mi cumpleaños es sacarme al monte (mírate tú qué de buen conformar soy...), así qué hoy mi regalo es la Punta Cucuruza, un pequeño puntarrón que se ve encima de Panticosa y que tiene un itinerario muy cambiante con unas vistas espectaculares en su tramo final.


Sin madrugar mucho porque todo se demora cuando hay una criatura en danza, nos dirigimos a Panticosa y dejamos nuestro coche cerca de un almacén de bebidas. Justo enfrente arranca una pista en ascenso que tomamos hasta que ésta empieza a llanear; es en este punto donde nos desviámos por  una pista a la izquierda en ascenso que enseguida se convierte en senda marcada con puntos rojos. Se suceden a partir de aquí distintos panoramas: paseamos primero por un frondoso bosque con diversidad de arbolado; luego por unas extensas e inclinadas praderas muy floreadas; de nuevo aparece un bosque de enormes pinos; y por último vamos por una ancha loma con precisas vistas a la parte alta y baja del Valle de Tena hasta llegar a una pequeña y sencilla cresta que nos deja en un pequeño y excepcional mirador de la Sierra de Partacua y Tendeñéra, teniendo a nuestros pies Panticosa.


Phyteuma












Scabiosa con el escarabajo longiforme Strangalia maculata
(identificaciones gentileza de JMNL)







Para retornar circulando, volvemos sobre nuestros pasos y, poco después de pasar las lomas con pinos, vamos en busca de una pista a nuestra izquierda; ésta desciende dirección Lanuza. La seguimos hasta encontrar en una curva a la derecha una puerta de un campo; entramos por ella y a nuestra izquierda ya se intuye la senda que se adentra en el bosque, que está algo cerrada al principio, pero bien indicada por nuestros amigos los ciclistas. En este tramo deleitamos nuestro paladar con las mejores fresas silvestres que jamás había probado.
Esta senda desemboca en la de subida que estaba marcada con puntos rojos, así que los últimos pasos son comunes con el inicio de la ruta descrita.
Para redondear el día, bañito en en la gélida playa de Lanuza (que este año es caldito...) y cerveza fresca con el ambientazo de Pirineo Sur. Qué más se puede pedir...
Si queréis el track, aquí.

domingo, 26 de junio de 2016

BARRANCOS OS GÜERTOS Y A GLERA

Domingo, 26 de junio de 2016.


Volvemos a escaparnos de barranqueo sin demorarnos demasiado que hay que votar...y escogemos una de nuestras zonas preferidas, Sobrepuerto, para conocer uno de los pocos que nos quedan de esa zona y que hace tiempo queríamos visitar: Os Güertos, barranco poco deportivo, por no decir nada, pero estético dónde los haya gracias a las mantas de musgo que lo cubren y a las curiosas formaciones que represan sus pozas. Podemos perfectamente decir que existe el Paraíso Fa, si alguien se acuerda de esos anuncios noventeros...
Hoy el grupo lo formamos una extensa familia Cristóbal (Javier, Cris, Javi, Esther y Marta) y los mendas. Miguel y Carmen nos acompañan hasta la cabecera pero ellos seguirán su paseo a pie dejándonos a nosotros las frías aguas de este lugar. 
Tenemos sobre una hora y cuarto desde Bergua hasta el punto donde queremos comenzar el descenso, que no es la cabecera del mismo, sino debajo de la surgencia, puesto que sabemos que antes va seco y no es tan bonito. 
Si se hace la mitad del barranco, como es el caso, la aproximación es común al inicio del barranco A Glera, pero un poco antes de llegar a él, a la derecha sale una senda dirección Escartín que seguimos hasta encontrar el antiguo molino, identificable por tener en su pared una antigua rueda de molino incrustada. En este punto la senda cruza el barranco y es ahí donde vamos al lío.
El descenso consta de varias rampas largas fácilmente destrepables y de dos sencillos rápeles, el más largo de 15 metros. Dejo aquí dicho por si algún barranquista está interesado en bajar por este desconocido lugar, que por favor intente pisar fuera del manto de musgo, sería una lástima que en cuatro días nos cargaramos esta maravilla por pasar como rebaños de ovejas.

Orchis mascula o Sangre de Cristo. El
camino estaba plagado de ellas
Lathyrus o Gallinitas









Penosas fotos hasta este momento, que me dí cuenta que no llevaba el modo scene en paisaje, de ahí que las anteriores
sean tan malogradas, una lástima...parezco primeriza con la cámara, joder!!!



 Como el descenso termina en la mismísima Glera, no se hable más...es obligatorio bajarla, y más teniendo en cuenta que Esther y Marta no la conocen, así que vamos a sorprenderlas aún más de lo que ya lo hemos hecho en Os Güertos. Como siempre está preciosa y seguimos disfrutando de ella tanto como el primer día que la conocimos.

Llegada a A Glera






Hoy la cerveza en el coche, cortesía de Miguel y Carmen, que no hay tiempo de bares...hay que ir a votar a ver si cambiamos algo en este país.

martes, 14 de junio de 2016

DE SANTA ELENA A PUEYO DE PANTICOSA

Sábado, 28 de mayo de 2016.


Retomamos los escritos de este blog plasmando una pequeña ruta con mucho encanto y variedad de puntos de interesantes.

Desde la parte de abajo de la ermita de Santa Elena, cerca de Biescas, cogemos la PR dirección Pueyo de Panticosa. No tiene pérdida alguna .
Destacar de esta ruta que se pasea sin demasiado desnivel por un frondoso bosque (aunque hay algún repechón fuerte también) en el que se suceden al principio diversos asentamientos defensivos post- Guerra Civil por ir por la línea P, o Línea Defensiva de los Pirineos, sita en este lugar por su buena situación paralela a la carretera.
También encontramos cantidad de flora diversa que hace que paremos cada poco rato a echar fotos. Aunque para entorno bonito, es reseñable la llegada al río Gállego en un estrechamiento muy estético donde además existe un puente tibetano para cruzarlo, cosa que no hacemos por no ir equipados y por portear un bebe de diez meses, se ve que se nos ha puesto algo más de talento...y más espectacular aún es el sector de escalada conocido como "La Cantera de Paaaacus". He intentado encontrar información del grado de esta animalada de vías, pero no he encontrado por ningún sitio en la red. No me extraña...pechugada de andar para llegar a ellas y encima tremendo nivelazo: A un lado una placa lisa a la que se le han atornillado troncos para poderla superar y al otro lado puntiagudas lajas de las que tiran p'atrás que te mueres. Vamos...una locura impensable para nosotros.
Para terminar, pasada la presa de Búbal, cuando la senda va a parar a una pista que hay que seguir, decidimos dar la vuelta ya que el tiempo amenaza tormenta. Bueno, se volverá, aunque creemos que lo bonito está hecho.




Hasta una gorda babosa resulta bella en este entorno




Cantera de Paaaacus
Me tomo la libertad de catalogar estas preciosidades pero aquí la menda no entiende de flora, así que si existe error alguno, me disculpen por favor.

Aquilegia o Palometa

Cytisophyllum sessilifolium o
Aliagueta fina
Vicia cracca o guixeta


Saxifraga longifolia o Corona de Rey

Trifolium pratense o tefla

domingo, 5 de junio de 2016

CASCADAS DE LIRI

Sábado, 4 de junio 2016.

Nos volvemos a escapar sin Isuel y esta vez para mojarnos que ya tenemos ganas. 
Vaya grupo más pequeño vamos, desde que hemos criado no nos quiere nadie...Gracias Javier y Miguel por acompañarnos y prometemos menos agua para la próxima vez!!je,je,je.
Varias opciones llevamos y optamos por irnos a la que está más arriba que apreta el calor de lo lindo: El barranco Gordo o de Liri.
Lo hacemos con combinación de coches. Un vehículo lo dejamos en el cementerio de Castejón de Sos, y con el otro subimos dirección Liri y, poco antes de llegar al pueblo, en una marcada curva a la derecha dejamos el otro coche.
Aquí nos cambiamos y por una pequeña senda a la izquierda nos introducimos en la grieta que hoy ruge como el león de la Warner.
El descenso consta de 12 rápeles: Siete muy seguidos al principio, unos 300 metros coñazo total de caminar por piedra fea resbalizada donde hay un escape (a excepción de una pared muy chula que mana agua y que queda muy bien en las fotos.) y 5 rápeles más, entre los que se encuentra el más largo, de 18 metros. Muchas instalaciones están muy expuestas, incluso para montar pasamones y así evitar el caudal, aunque en muchos rápeles te comes el chorro del agua sí o sí.
El barranco Gordo o de Liri hoy va en el punto, con bastante caudal pero no problemático, aunque el agua golpea bien fuerte cuando te cae encima. Cómo me he dejado liar en esto... que hace mucho que no toco aguas furas!!!!
Nosotros entramos en la segunda cascada evitando la resbalizada primera, pero nos damos cuenta que todas resbalan igual, bajamos los rápeles como colilla en un váter...
Para salir, a la derecha del último rápel cogemos una senda que sale a una pradera; rodeamos una pequeña borda y llegamos a una pista que tomamos a la derecha (dirección contraria a Castejón) y, una vez pasado el barranco Ramastué, a la izquierda cogemos otra senda que en 20 minutos nos deja en el coche. Esta vez lo hacemos bien y no pasamos por delante de una casa cuyo dueño siempre te echa la bulla por pasar por ahí, diciendo que por ahí no es. Qué harto de debe estar el hombre de que muchos hagan lo mismo...
Hace años que no hacíamos este barranco y mucho menos con tanto caudal, así que nos vamos con buen sabor de boca a casita, y más viendo la que cayó a los cinco minutos de llegar al coche y pensar que nos libramos de ella...aunque más contentos estarán la pareja de Huesca y Zuera que venían detrás nuestro en el barranco y les subimos a buscar el coche, pudiendo así realizar el descenso completo y no sólo los siete primeros rápeles como llevaban idea. Creo que les salió el sol en un día de lluvia.













Comedor improvisado por la lluvia.