tiempo Monzón

viernes, 4 de octubre de 2013

ARCO NATURAL DE PIEDRAFITA

Fecha real 28/09/2013
Como la idea inicial de barranquear por Guipúzcoa se nos ha fastidado por el dichoso mal tiempo optamos por una excursión tranquila y no muy larga, que el sábado dan una ventana de buen tiempo hasta el mediodía.
Quedamos en Biescas a las 9. Muy poco antes ha dejado de llover, esto si que es desafiar...Cuando nos juntamos todo el grupo, que hoy venimos de distintos destinos, nos trasladamos a Tramacastilla y subimos hasta Lacuniacha, donde aparcamos.
Me detengo unas líneas para nombrar a los miembros del grupo de hoy, de los que sólo conocemos a nuestro buen amigo Vicente. Natalia, Tere y José son compañeros de éste, y ante quedarse en casa porque el plan de subir al Garmo Negro se les ha ido al carajo por el tiempo, se unen con nosotros que les proponemos esta ruta que seguro que se deja hacer hoy. Así que de nuevo cita a cigas que resulta ser super positiva por el buen rollo que se generó durante toda la jornada y que más aún se afianzó en las cañas y hasta pacharanes que nos tomamos en Biescas al terminar con triunfo la actividad. No fué un  tresmil, pero salimos al monte, que al fin y al cabo es de lo que se trata.
Volviendo a la ruta en sí, hay que decir que nosotros, de esta circular, sólo conocemos la subida al ibón de Piedrafita desde Lacuniacha pista hacia arriba, el resto no. Pues como somos muy chulos, en lugar de hacer como todo hijo de vecino y empezar subiendo por donde conocemos puesto que no hay que hacer probatinas yendo con gente que no te conoce y no sabe en los berenjenales que de normal te sueles meter, pues nos vamos a empezar en sentido contrario a lo que conocemos. Así pues, seguimos unas marcas rojas y amarillas por una pista que hay a la izquierda un poco antes del parking. Cascando, cascando y cascando, nos damos cuenta de que llevamos mucho rato sin ver marcas.
-Oye pues igual vamos mal.
-Oye, pues igual era un esbarre que había antes con mojones.
-Ala pues! vamos p'atrás a buscarlo.
Esbarre p'arriba y se pierden mojones, la senda también y por supuesto no hay marcas de pintura...
-Anda que...vaya mierda de guías lleváis!!!
-Venga, vámos otra vez a Lacuniacha y empezamos por donde sabemos, joder!!
Ha pasado una hora y aún no hemos empezado. Somos lo peor!!, y eso que hoy teníamos que quedar bien...
Ahora si, sale ya todo rodao.
Subimos rectos por la pista que sube al parque faunístico y vamos cogiendo alcorces hasta llegar al ibón de Piedrafita, en todo momento con telón de fondo la Peña Telera, que no quiere terminar de despejar. Llegados al ibón-charco, puesto que hoy tiene muy poca agua, cogemos una senda a mano izquierda de éste pintada de color azul que pasa, girando la montaña, por un refugio pastoril. Aquí es donde se ve, buscandólo con mucha atención, nuestro siguiente objetivo: el arco natural.



Ovejas que parecen piedras

Refugio pastoril
Campos de Cuernias


 Por los Campos de las Cuernias parte una senda hacia arriba también marcada de azul que sube directa y empinándose lo suyo, hasta el arco, que nos sorprende a todos por su magnitud y por la ruidera que provoca el viento que va a parar a su ojo, tanto es, que paramos en la base para echar las fotos de rigor y bajamos escopetiaos porque aquí no se puede estar de frío.
Algo más abajo, donde el aire ya ha disminuído, paramos a nutrir e hidratar nuestros cuerpos, que algunos desde Zaragoza llevan sólo un relaxing café con leche. Empiezan a desfilar toda clase de frutos secos y casi acabamos con todos. Se ve que teníamos hambre...ostras!!! como pa no tener, son las 13:30!! vaya horas de almorzar...


Esta no es el haya centenaria, pero vamos, también debe tener un paquete años.

Deshacemos nuestros pasos para llegar de nuevo a los Campos de Cuernias y los atravesamos un poco por dónde podemos sin itinerario marcado, ya que lo hemos perdido, pero con la buena orientación montañera que tenemos (aunque hoy no es el mejor día para decir esto) finalmente vamos a parar a la ruta pintada de roja y amarillo que poco a poco nos va bajando por las praderas hasta llegar a una pista. Pista que resulta ser por la que esta mañana nos hemos dado la vuelta porque no veíamos marcas. Vaya alicatada!!!
Por una indicada senda nos acercamos a visitar un haya centenaria que entre cuatro apenas conseguimos abrazar, y volvemos de nuevo a la pista para llegar en llano a los coches. No nos ha caído ni una gota. Mira tú que bien.
Esto hay que celebrarlo, que corran los cafés, las birras y hasta los pacharanes, que aquí hoy nadie tiene prisa...cuánta gente hay en el mundo a la que no se le caerá el techo encima!!! Y aquí charramos, reímos y preparamos ese famoso tresmil que algunos llevan todo el santo verano subiendo por guasap.
Si queréis el track, aquí.