tiempo Monzón

lunes, 12 de mayo de 2014

ALCAINE-OBÓN

Fecha real:  3 de mayo de 2014.
Siguiendo con nuestro afán de conocer más paisajes bonitos del río Martín, esta vez nos vamos al espectacular pueblo de Alcaine, con un emplazamiento casi imposible y con unas callejuelas más imposibles aún.
La senda comienza al lado de las piscinas del pueblo y para bajar a ellas, que están al lado del río, buscamos la llamada "Costera de San Ramón". Poco a poco vamos dejando atrás las huertas de los vecinos y con suaves subidas y bajadas llegamos a una gran pradera a la altura del río y, tras andar unos metros por ella, hay que estar atentos a la derecha porque comienza una bonita senda equipada con sirgas y barandillas que gana altura entre las altas paredes para evitar zonas estrechas del río.

Alcaine









Cuando llegamos al tramo que se encuentra el abrigo de la Coquinera, con cantidad de pinturas rupestres levantinas, esquemáticas y grabados, nos ponemos a la altura del río y lo cruzamos. Durante todo recorrido nos acompañan las altas paredes pero también una manada de toros que nos miran con caras de muy pocos amigos...madrecita, que miedo tengo!!


Siguiendo con nuestra andanza tranquilamente, porque ya hemos dejado a los toros detrás, encontramos unas pasarelas a nuestra izquierda que salvan una badina y, algo más adelante, el final del barranco Regallo, en el que por supuesto entramos a husmear hasta que llegamos a unas cadenas para evitar una poza; por lo visto de ahí para arriba hay algún resalte e incluso un rápel de once metros, así que, retrocedemos nuestros pasos para volver al río Martín y emprender una senda en subida que nos aleja del río para llevarnos hasta la población de Obón, a la que no llegamos porque ya la habíamos visitado haciendo turisteo. Nosotros decidimos terminar la ruta en un bonito mirador que hay del pueblo, bueno...terminar tampoco, porque tenemos que desandar todo lo andado. Eso sí, en la parte de la Coquinera, para tener una visión distinta y usar las chanclas, que ya que las hemos traído hay que usarlas, decidimos ir al lado del río en lugar de subir por la senda que va alta. Esto conllevará cruzar el río hasta en varias ocasiones. Con esta táctica tenemos las pinturas rupestres de la Cañada de Marco aquí mismo, así que nos acercamos también a verlas. Cuánta riqueza prehistórica tiene esta zona...


Barranco Regallo


Obón

Pinturas en La Cañada de Marco











Y con esto y un bizcocho hasta mañana a las ocho, que estaremos por Peñarroyas.

Si queréis el track, aquí.

3 comentarios:

David Naval dijo...

Silvia, JC, casi coincidimos sin saberlo !!.
Nosotros estuvimos el domingo en La Hoz de La Vieja, muy cerca de Obón. Hicimos un recorrido por el barranco de Sus.
De hecho llevaba en mente hacer precisamente este recorrido de Alcaine pero el otro era más fácil para Elena. Me gusta más este que habéis hecho vosotros.
Saludos, a ver si coincidimos pronto!

Eduardo dijo...

Esta la tengo pendiente, la verdad que está zona ofrece muchos caminos equipados. Anda que finos sois, con chanclas al monte, jaja, saludos

silvia dijo...

También hubiera sido gordo coincidir!!! vaya careto se nos hubiera quedado!!!
Pues tengo que decirte que yo también llevaba en mente para ese día el barranco de Sus con un par de recorridos cortos más, pero finalmente nos decidimos por este otro para no cochear tanto por ahí, así que casi casi coincidimos, tienes razón.
Jajaja Eduardo, finos...como se nota que no nos conoces!, lo que pasa es que sabiendo que íbamos a cruzar el río tantas veces decidimos ser prácticos, que es un auténtico coñazo calzarse y descalzarse tanto...así que fuimos en chanclas todo el tiempo desde el primer hasta el último cruce del río. Eso sí, las miraditas que nos llevamos de un grupo de gente que estaban en la Cañada de Marco y nos vieron llegar en chanclas fueron todo un show.
Saludos majos!!