tiempo Monzón

jueves, 11 de abril de 2013

DESBROZANDO POR LA GUARGUERA

Todo empieza en una conversación con J.M, que nos dice que el domingo se va a limpiar sendas por la Guarguera, como ya lo hizo unas semanas atrás. Más de una vez a nosotros nos hubiera gustado hacer lo propio para mejorar algunos sitios por los que hemos pasado, pero ante la duda de si es legal o no, lo hemos dejado correr (efectivamente, algunos trámites burocráticos hay que hacer). Así que empezamos a cabilar la posibilidad de autoinvitarnos a dicho evento, puesto que el grupo con el que va lo tiene todo atado. Así que, sin miramiento alguno, llamo a nuestro amigo y ofrezco nuestra mano de obra. Aunque el grupo no nos conoce, da el visto bueno y nos deja participar. Hay que ver! vamos a tirarnos todo el día jabalineando y deslomándonos y estamos encantaos de la vida! Ya que hacemos uso de los caminos por lo menos trabajar en ellos...
Así pues, a las ocho de la mañana estamos todos puntualísimos en el puente de Nocito.
Somos diez, un grupo numeroso que ya irá bien para tanta faena -hago un inciso a cerca del grupo: en un futuro cercano, va a  publicarse un libro sobre el camino que realizó San Urbez desde la ermita del mismo nombre en Añisclo, hasta Huesca. Los autores del mismo, con un grupo de amigos, llevan haciendo esta travesía de siete días desde hace algunos años, pero como el libro está al caer, se están dedicando a limpiar los tramos de la ruta más intransitables para que, si el lector quiere llevar a cabo la travesía, no le toque jabalinear-.
Bueno, que continúo: subimos hasta Bail y continuamos cogiendo una cabañera, y suerte de los todoterrenos y las buenas manos de los conductores, porque el trayecto es toda una atracción de feria. Nosotros vamos en el primer coche con Oscar y Arturo, que no paran de cachondearse  pensando en los juramentos que deben estar pegando en los dos coches de detrás por meterlos en estos berenjenales.
Aparcamos en el punto que la senda que vamos a limpiar atraviesa la cabañera. Nosotros ni vemos senda ni ná, pero si dicen que va por ahí, habrá que creérselo... Nos encontramos entre la Guarguera y  la parte norte de la Sierra de Guara, concretamente vamos a limpiar un tramo de senda que no llega a 2 kilómetros y que une los pueblos de Solanilla y Abellada.
Andamos por lo que se supone que es la senda hasta el llamado Corral de López (perteneciente a Casa López, de Solanilla), realmente necesita una buena limpia, hay zonas que jabalineamos de lo lindo! Cuando llegamos al corral nos dicen que, si o si, hay que almorzar. Bueno, hemos almorzado en casa...pero algo cabrá. No cabe no!, es absolutamente imposible acabar con toda la jarcia que esta gente ha porteado hasta aquí. Queridos amig@s del Termo: nuestros almuerzos son de risa comparados con esto! Desfilan por nuestros ojos  costilla de cerdo frita, chorizos y longanizas de jabalí, tortetas, queso, la mejor tortilla de patata de Huesca y la mejor del Valle de Tena, butifarrón (no recuerdo el nombre), jamón de bellota, tortas de chichones y bizcocho carpiano. Seguro que algo me olvido...pero creo que os podéis hacer una idea de la bacanal de comida que tastamos. De lo que no me olvido, es de la cantidad de vino que acompañó tan suculentos manjares.


 Bien comidos, medio bolingas y alguno hasta accidentado (cuidadín con las navajas recien afiladas bebiendo zumo de uva), ya podemos currar astajo para quemar todo esto.
Cuatro motosierras, varias tijeras podadoras, jadas, rastrillos y nuestras propias manos son las herramientas que llevarán a cabo una auténtica autopista que igual hasta dentro de diez años no hay que repasar.





Como el grupo es numeroso terminamos antes de lo previsto. No se yo si hemos quemado lo comido... pero nos dicen que hay que comer, si o si. Pero por Dios, esta gente nos van a reventar!! y mira que tenemos buen saque!! Pues hala! a comer otra vez!! Y como hay que celebrar semejante hazaña, va y sacan champán y sidra!! Madre mía, ahora ya bolingas del todo!!
Finalmente, nos despedimos absolutamente agradecidos y con la firme promesa de llevar a cabo ilusiones comunes que sin duda se harán realidad.


6 comentarios:

trimbolera dijo...

ENHORABUENA !!!

cristina dijo...

ala! a nosotros solo nos llevais a lo malo, con lo bien que sabemos quedar a la hora de comer...

Santiago Solá dijo...

Jajajaja!!!! que buen relato!!! Me lo he pasado de bien leyendo tan suculenta actividad!! Seguro que con el almuerzo se os olvidó el cansancio. Me encanta que hayáis ido a limpiar sendas y os felicito, me hubiera gustado estar ahí (¡Y yo que me he ido mas de una vez a limpiar sin permiso... uf uf!!) Aunque claro, sin motosierra ni ná, y sólo!!! Habrá que ir a ver vuestro trabajo e???

J. M. N. dijo...

Ya os lo dije, pero me reitero...enormemente agradecido, por la parte que me toca, de que vinierais a colaborar.
El día, fue muy majo. Muchas veces no hay que subir montes altos ni meterse caña en los barrancos. Al final, esto es lo que buscamos ¿no?, diversión, buen rollo y un poco de ejercicio...
Hala, hasta la próxima que ya será después de la travesía.
Ya os contaré, ya...

J. M. N. dijo...

Por cierto, ¡¡¡¡el "butifarrón" se llama Bispo!!!!, como el ministro de Dios, pero sin la O.
:-)

silvia dijo...

Muchas gracias por seguir pasándote por aquí Trimbolera.
Cris, no seas tan mala, si siempre dices que te estás quitando del comer.
Santi, me alegro que te haya gustado la crónica. Y hombre, creo que si vas a quitar cuatro ramas con una tijereta de podar, tampoco te van a enchironar, pero si te lías a talar árboles y abres una autopista como fué el caso, algún permiso tienes que tener.
J.M. idem en todito lo que dices. Mañana mismo vamos en busca de otro de esos días, ya lo leerás. Bispo! es verdad!!