tiempo Monzón

lunes, 15 de abril de 2013

ESTRECHOS DEL RÍO LLASTRE


El sábado, buscamos una actividad cerca de casa porque teníamos el finde muy liado y no queríamos estresarnos demasiado.
Hace un tiempo le habíamos echado el ojo a estos estrechos. Tan sólo habíamos visto algunas fotos, y prometían bastante. El pero es que no existe información de ellos por la red, y a un libro en francés que nos pasaron, menos mal que no le hicimos caso, si no, nos hubiéramos perdido lo mejor de los estrechos.
Como estamos muy bien relacionados, obtuvimos información de primera mano, así que, con la explicación bien fresquita, nos fuimos en busca de otro de esos descensos solitarios a los que no va ni dios.
Vamos pues a hacerles otro favor a los coleccionistas de estos rincones perdidos y explicaremos como llegar, puesto que el retorno es inmediato, y la reseña se limita a un rápel evitable de unos siete metros.
Llegamos hasta el pueblo de Naval y cogemos una pista asfaltada hacia Suelves. Al poco, el asfalto desaparece, sólo en las subidas la pista está peor, con furgo subimos bien pero ajustados. Cuando cruzamos el río Llastre por un pequeño puente tendremos que dejar un coche, puesto que es aquí donde terminaremos el descenso. Una vez hecho esto, continuamos pista hacia arriba y pasamos Suelves, seguimos por pista dirección Colungo, y luego dirección Bárcabo.Aparcamos cuando, tras una bajada, lleguemos a una amplia zona llana con un mirador de grandes vistas a nuestro querido Pirineo, lugar conocido como Campo Royo (1034 m).
Retrocedemos a pie unos 200 m para coger una senda a nuestra izquierda señalizada hacia Fontiñán y Hospitaled. En el primer collado encontramos un desvío a nuestra izquierda, lo desestimamos siguiendo rectos, dirección Fontiñán. En el segundo collado cogemos una senda a la derecha que al principio va paralela a la que íbamos y poco a poco se va desviándo hacia la derecha. Ésta nos sitúa entre dos barrancos, el de la izquierda es el que queremos descender, así que bajamos por el cordal entre ambos por una senda bastante trazada y con chapas rojas en los árboles (suponemos que serán puestos de cazadores) que nos meterá en el cauce del río Llastre. Esto serán unos 40 minutos.


 









 

 












El descenso no es técnico, puesto que sólo rapelamos una vez (evitable) y los numerosos destrepes no tienen dificultad. Por tanto, estamos hablando de nuevo de un sitio para pasar un día agradable sin complicación alguna, más que la de andar y destrepar durante casi 3 horas por sinuosos estrechos de conglomerado con zonas realmente encantadoras e incluso algún que otro caos que le da vidilla.
Si queréis el track, aquí.


8 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy majas las fotos pero el barranco aun mas!!

Javier el 3 (hijo)

cristina dijo...

Nos encantó el barranco, precioso y al lado de casa... para repetir!

cristina dijo...

bien,bien,bien....muy bien.
javier(padre)

Anónimo dijo...

Que majo!!

Esther.

Anónimo dijo...

Que majo!!! cuanta cosas me estoy perdiendo!!!

Erika

Juan Carlos dijo...

Ultimamente las acequias que elegimos nos están sorprendiendo mucho. Así que, a por otra!!! ya está en mente...

Pirene dijo...

Ea! me ha gustado, sobre todo eso de "poco técnico", asín como para volver a empezar igual me viene bien.

A ver a quién convezco y, a lo mejor, la lío.

¡Abrazos!

silvia dijo...

Familia Cristóbal: vosotros sí que sois majos!!
Erika, ya está bien que te prepares en condiciones para darle al grupo algún masaje relajante que otro.
Pirene hija, a nosotros ya ves que no necesitas convencernos, así que puedes liarla cuando quieras que te acompañaremos.
Todo lo mejor para Pirenemadre.
Un abrazo a tod@s.