tiempo Monzón

sábado, 13 de diciembre de 2014

CIRCULAR POR LOS ACANTILADOS DE BELSUE

Tras ser anulada esta salida con el Club Montisonense el pasado 30 de noviembre por las fuertes lluvias caídas, decidimos retomarla para este lunes 8 de diciembre aprovechando el festivo de la Inmaculada, puesto que hacerla tenemos que hacerla, a ver si vamos a ser el único blog que no la tiene colgada...tan de moda que está este año esta ruta.
Aunque el día no es espléndido, puesto que está parcialmente cubierto y sopla un viento demasiado fresco, dieciséis somos los exploradores que nos adentramos en esta zona de la Guara profunda.
Salimos de Monzón a las 8 de la mañana y echamos el café en Arguis, donde nos juntamos ya todos.
Son las 10 cuando estamos en el punto de inicio de la ruta, justo debajo del deshabitado Lúsera, poco antes de llegar a Nocito. Comenzamos cruzando por un puente el río Flumen, engorgado en estre tramo y, paseando por un pequeño pinar, llegamos a la cabecera del pantano de Belsué, que bordeamos hasta su dique de contención.

Embalse de Belsué
 Las aguas de este entibo parecen estar siempre sucias debido a las arcillas grises que conforman su basa, pero sin duda alguna, lo que más llama la atención de esta presa es su historia, dado que los ingenieros que la construyeron a principios del siglo XX ya fueron avisados antes de hacerla por los lugareños de que ésta perdería agua porque la montaña está llena de simas. Desafortunadamente los señoritos ingenieros no hicieron caso de la sabia cultura del lugar y al poco tuvieron que construir otra presa justo debajo del pantano de Belsué porque la teoría de los del pueblo resultó ser cierta, y , también por eso, al nuevo embalse se le llamó Cienfuens, puesto que recoge las surgencias y fuentes filtradas entre uno y otro.
Continuando con la ruta, atravesamos la presa por encima de su dique y pasando por diversos túneles vamos bordeando la segunda presa, más pequeña y alargada que la anterior. Dichos túneles en su día fueron picados en la roca para pasar el material de construcción de Cienfuens.
Pasada la primera zona de túneles, llegamos a una segunda donde perdemos algo el tiempo mirando a lo alto a nuestra derecha en busca de la Cueva de Toro. Una empinada pedrera nos conducirá a su base, visible desde el camino. La tremenda boca oscura que en su día sirvió de paridera de ganado nos recibe y los contraluces fotográficos que en ella sacamos provocan la efusividad del grupo. El agujero en cuestión continúa por una estrecha grieta y, según nos han contado, se accede a salas más amplias, pero como es necesario reptar y embarrarse a tope, lo dejamos para otra ocasión.
Cuenta la leyenda que en este lugar se escondió un tesoro con un toro de oro de tamaño real que todavía no ha sido encontrado y nosotros tampoco fuimos capaces de verlo,  lo que sí es cierto que se encontró, fueron monedas y cerámica romana y visigoda.
  
Cueva de Toro














Bajamos con muchísimo cuidado la incómoda pedrera para retomar la llana senda que bordea el embalse de Cienfuens y pasa bajo los acantilados con el mismo nombre. Más adelante la senda se bifurca y nosotros nos vamos hacia la derecha, señalizada como Dolmen de Belsué.
Cuando dejamos de tener visión de los acantilados a nuestra espalda, de frente comenzamos a tener otra también muy conocida y no menos espectacular, las Peñas de Amán, San Miguel o Sen y el Fraile, todo en su conjunto conocido como Salto del Roldán, famoso caballero francés que, tras su fracaso en el intento de conquistar Zaragoza y perseguido por los musulmanes, se encontró con la Peña Amán cortándole el paso y desesperado por la situación de verse acorralado, decidió saltar con su caballo hasta la Peña San Miguel, situada al otro lado del río para seguir con su huída.



Salto de Roldán

Dejando de lado las leyendas y volviendo a nuestra ruta de hoy, la senda va a parar a una pista en mal estado que tomamos a la izquierda y en subida para así toparnos con el dolmen de Belsué, megalito funerario del Neolítico. Visto el monumento y echadas las pertinentes fotos, deshacemos nuestros pasos continuando recto por la pista que, por fuerte subida emboscada, nos lleva a la parte superior de los acantalidos desembocando en una pista principal, que nos llevará directos al Refugio de Peña Guara.
Ya en el refugio, aunque el tiempo no es demasiado agradable, paramos a comer y a descansar porque hoy los guías no han dado mucha tregua…Suerte que algunas han cogido energías con el “delicioso” jengibre al que tan amablemente siempre invita Álvaro…

Dolmen de Belsué


 Desde aquí vamos en busca de unas escaleras que bajan a la presa de Belsué, prestando especial atención poco antes de llegar a ésta para no pasarnos la cueva Artica, cuya entrada es una visible grieta a nuestra izquierda. Una vez localizada y bien arrastrados por su estrecha boca para acceder a su amplia sala interior, podemos asegurar con certeza que estamos ante la “estrella” del senderismo de hoy, dado que la belleza de este lugar nos ha dejado a todos boquiabiertos. También aquí se encontraron fragmentos cerámicos además de cenizas y restos humanos, lo cual hace pensar que existió un culto funerario antaño.


Entrada a la cueva Artica





Ya sólo nos resta retomar la senda de esta mañana para llegar de nuevo a los coches a muy buena hora, cosa que se agradece, puesto que así caerán cafés y cervezas de nuevo en el bar de Arguis y hasta un poco de sofing cuando lleguemos a casa.

Un placer amig@s!!
Si quieres el track aqui

5 comentarios:

Eduardo dijo...

Una ruta sencilla, pero muy maja, y además siempre con buenas vistas. Nosotros la hicimos el invierno pasado, pero no encontramos la Cueva Artica, nos fuimos hacia el ramal de escaleras que no era, así que tenemos pendiente volver, eso si, para cambiar la ruta, desde el Salto de Roldan. Un saludo

trimbolera dijo...

Me encanta seguiros por as pinganetas. Cuidaros mucho.

Pirene dijo...



Nada pues! ya no diremos que no habéis estado.

Salud!

Santiago Solá dijo...

Hola pareja!! Como podéis suponer, estoy encantado con vosotros y por esta ruta tan sorprendente. Ah, os envío felicitaciones de parte de algunos/as socios/as, que se lo pasaron chachi-piruli. Un abrazo!!!

silvia dijo...

Pues eso Eduardo, que así ya tienes excusa para volver, puesto que la zona es maja de verdad, y muy buena opción lo ir desde el salto del Roldán, así la varías la ruta.
Hey Trimbolera!! Sabemos que te tenemos siempre detrás de la mirilla. Muchas gracias guapa!!
Ahí le has dao Pirene!! Que nos daba envidia la gente tú...
Santi chico, me vas a emocionar...Las felicitaciones que sean recíprocas pues, que el grupo que llevamos bien majo que es. Nosotros también lo pasamos chachi piruli juan pelotilla. Jajaja.
Un abrazo gente!!!