tiempo Monzón

domingo, 11 de noviembre de 2012

BARRANCO ESCOMENTUÉ O PINZAS

Llevábamos mucho tiempo detrás de este gran nombre de Guara y por fin se han dado las condiciones idóneas para ir a hacerlo: no crían los buitres, había llovido recientemente y no hacía frío.
El Escomentué dicen que es un barranco de esos que te deja satisfecho, más bien creo que lo que te deja es bien reventao. Su dura aproximación con el supermochilón, que ya empiezas el barranco petao, los largos rápeles en los que pesa un huevo y medio la cuerda y cansa lo suyo darse cuerda, la fuerza bruta de la que hay que hacer uso para recuperar las cuerdas por la cantidad de roce, el frío que se pone por las largas esperas (puesto que íbamos seis) y por los baños en las pozas finales, y como remate final el retorno por el barranco Isarre durante una hora plagado de resaltes que te terminan de machacar.



Para llegar a la cabecera, desde el primer parking de Vadiello, que está tras cruzar el puente del barranco Isarre sale una senda que pasa por el mallo de San Jorge y los Llanos de Luna y cuando bordeemos la Punta de Ligüerre por la derecha, entre ésta y la Punta de Pinzas empieza la formación del Escomentué.
Los primeros 200 m están emboscados y se evitan por la derecha. A partir de aquí se suceden los 16 rápeles, el más largo de 50 m, que salvan un desnivel de 450 m y una longitud de 600 m.
El retorno es tan sencillo como seguir el cauce del barranco Isarre, que nos dejará en el mismo coche.




Entrada a las largas rampas del barranco


Grandes rampas de 30, 50 y 45 m en un
circo espectacular.






Curioso rincón en el barranco Isarre

Todo al completo nos ha llevado ocho horas que sin parar a comer, beber ni a hacer pipí, se hacen bastante largas. Pero eso sí, el descenso merece bien la pena por su deportividad, paisajes y ambiente (como está de moda decir ahora).
Si queréis el track del acceso, aquí.

6 comentarios:

cristina dijo...

¡vaya pedazo barranco!

J. M. N. dijo...

Al final ha caído??
Me alegro. Seguro que, pese al cansacio, mereció la pena.
Yo, después de conocerlo, creo que es de los imprescindibles...este y el Olhadubi...ya sabéis por dónde voy...
Saludos!

silvia dijo...

Pues si, por fin ha caído.Parece que ultimamente te copiamos los barrancos!
Hoy que ya estamos más descansados lo vemos de otra manera y por supuesto que mereció la pena. También te digo que a las 9 estabamos en la cama...
Ah, y lo del Olhadubi lo tenemos muy presente, por supuesto.
Saludos majo!

silvia dijo...

Cris, os tenemos preparado uno similar...así que ve cuidándote guapa!
Besos

Miguel dijo...

Barranco cañero, creo que hice bien en no ir,no estaba mi cuerpo pa tanta caña. Saludos

trimbolera dijo...

No me es extraño ese mundo tuyo de cuerdas, escaladas y riesgos. Un abrazo.