tiempo Monzón

domingo, 5 de junio de 2016

CASCADAS DE LIRI

Sábado, 4 de junio 2016.

Nos volvemos a escapar sin Isuel y esta vez para mojarnos que ya tenemos ganas. 
Vaya grupo más pequeño vamos, desde que hemos criado no nos quiere nadie...Gracias Javier y Miguel por acompañarnos y prometemos menos agua para la próxima vez!!je,je,je.
Varias opciones llevamos y optamos por irnos a la que está más arriba que apreta el calor de lo lindo: El barranco Gordo o de Liri.
Lo hacemos con combinación de coches. Un vehículo lo dejamos en el cementerio de Castejón de Sos, y con el otro subimos dirección Liri y, poco antes de llegar al pueblo, en una marcada curva a la derecha dejamos el otro coche.
Aquí nos cambiamos y por una pequeña senda a la izquierda nos introducimos en la grieta que hoy ruge como el león de la Warner.
El descenso consta de 12 rápeles: Siete muy seguidos al principio, unos 300 metros coñazo total de caminar por piedra fea resbalizada donde hay un escape (a excepción de una pared muy chula que mana agua y que queda muy bien en las fotos.) y 5 rápeles más, entre los que se encuentra el más largo, de 18 metros. Muchas instalaciones están muy expuestas, incluso para montar pasamones y así evitar el caudal, aunque en muchos rápeles te comes el chorro del agua sí o sí.
El barranco Gordo o de Liri hoy va en el punto, con bastante caudal pero no problemático, aunque el agua golpea bien fuerte cuando te cae encima. Cómo me he dejado liar en esto... que hace mucho que no toco aguas furas!!!!
Nosotros entramos en la segunda cascada evitando la resbalizada primera, pero nos damos cuenta que todas resbalan igual, bajamos los rápeles como colilla en un váter...
Para salir, a la derecha del último rápel cogemos una senda que sale a una pradera; rodeamos una pequeña borda y llegamos a una pista que tomamos a la derecha (dirección contraria a Castejón) y, una vez pasado el barranco Ramastué, a la izquierda cogemos otra senda que en 20 minutos nos deja en el coche. Esta vez lo hacemos bien y no pasamos por delante de una casa cuyo dueño siempre te echa la bulla por pasar por ahí, diciendo que por ahí no es. Qué harto de debe estar el hombre de que muchos hagan lo mismo...
Hace años que no hacíamos este barranco y mucho menos con tanto caudal, así que nos vamos con buen sabor de boca a casita, y más viendo la que cayó a los cinco minutos de llegar al coche y pensar que nos libramos de ella...aunque más contentos estarán la pareja de Huesca y Zuera que venían detrás nuestro en el barranco y les subimos a buscar el coche, pudiendo así realizar el descenso completo y no sólo los siete primeros rápeles como llevaban idea. Creo que les salió el sol en un día de lluvia.













Comedor improvisado por la lluvia.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

MUY CHULAS LAS FOTOS... aunque debo confesar que algo de agua trage.
JAVIER.

cristina dijo...

Que majooooo!!! y algunas en casa haciendo natillas....

trimbolera dijo...

Que bonitas cascadas.
A ver si este verano conozco a Isuel !!!!!!!!

Eduardo dijo...

Hola Silvia.

Muy chulo el barranco, con lo que ha llovido, y el deshielo, les va a costar a los barrancos disminuir el caudal.

Un saludo.