tiempo Monzón

lunes, 10 de marzo de 2014

LA GRAN MURALLA CHINA ARAGONESA DE FINESTRAS

Fecha real: 9 de marzo de 2014.
Felicidades a todas chicas!!! Con motivo del Día Internacional de la Mujer, el sexo femenino del grupo quería correr la Carrera solidaria de las mujeres en Barbastro, pero ante la imposibilidad de coger dorsales para participar, puesto que el primer día a las pocas horas ya estaban agotadas, optamos por hacer una macroandada en honor a nuestros ovarios.
Ponemos sobre la mesa las diversas opciones que llevamos en danza desde hace tiempo, y gana por goleada la que le tengo yo ganas desde hace nada menos que diez años: La Gran Muralla de Finestras.
Algunos del grupo ni saben donde van, como es el caso de Miguel y Carmen, otros son los que han impuesto la ruta, como Javier y Cristina, y luego está Nuria...que cualquier cosa le va bien con tal cabrear por fin en el monte tras 20 meses de paréntesis maternal, aunque parada la cría no ha estado...que le ha pegado a las dos ruedas que no veas.
Como hoy el día lo dan muy bueno, aprovechamos para preparar una buena circular alrededor de Finestras que nos ocupe toda la jornada y nos castigue bien los cuerpos porque hoy vamos a pisar demasiada pista, así que por lo menos hay que cansarse.
Nos desplazamos hasta Estopiñán y, a la salida, dirección Benaberre, tomamos una carretera marcada como "Planta de áridos" y dejamos el coche justo donde termina, en la puerta de la cantera. De aquí parte una pista que seguimos y, a unos 200 metros, nos desviámos por la pista de la izquierda que tiene una barrera, la de la derecha será el camino de retorno. 
Al rato veremos el abandonado pueblo de Soriana, al que no nos acercamos puesto que está muy deteriorado, pero sí visitamos la ermita de Santa Marina (S.XI), colgada en una roca y muy cerca de los restos del antiguo castillo del pueblo. 

Soriana


Ermita de Santa Marina

Regresamos de nuevo a la pista y, cuando ésta gira hacia a la izquierda y visionamos de nuevo la cantera, nos lanzamos a atravesar dos campos en bajada tomando como referencia una gran granja a la que tenemos que ir a parar. En este punto encontramos de nuevo una pista con carteles que indican ya nuestro destino.
En nuestro recorrido nos encontramos con el desvío a las Balsas saladas de Estaña y, como vemos que andamos a buen ritmo, nos vamos a verlas, total...sólo es media hora más.
De nuevo en la pista vamos descendiendo poco a poco hasta atravesar el pantano de Canelles por el Puente de Penaver, y sin abandonar esta laaaaarga pista, llegamos a Finestras. 

Balsas de Estaña



Finestras

Este despoblado también está muy roto, pero observamos que todavía hay una casa que deben habitar a temporadas dado su buen estado. Están muy bien señalizadas las ermitas de San Vicente y San Marcos, así que nos acercaremos a ambos lugares.
Primero visitamos un modesto torreón defensivo conocido como La Casa del Señor, y luego vamos a lo que será la "estrella" del senderismo: La Gran Muralla China de Finestras, con la ermita de San Vicente (S.XI) y los restos del antiguo castillo medieval en medio de los dos farallones rocosos que forman el plegamiento.
Para acceder a la ermita es preciso bajar a la base de la muralla por una marcada senda, pero antes de emprender la subida a ésta, perdemos tiempo y más tiempo alzando la vista a las tremendas cortadas que tenemos delante. Es aquí donde la madre naturaleza florece con virulencia desde las mismísimas aguas del pantano ofreciendo un paisaje estremecedor e inquietante.
Cuando el fotidedo comienza a tener síntomas de fatiga incurable ante semejante desgaste, emprendemos la subida a la ermita, que hacemos fuera de senda (para no perder nuestra seña de identidad), por una ladera factible que sube directísima a la ermita entre los dos farallones rocosos, eso sí, apartando alguna que otra zarza.
La belleza del templo nos embelesa pese a no tener techo; su estrechez, su sobriedad, sus arcadas laterales, sus estrechísimos vanos minuciosamente tallados y, sobre todo, su increíble situación, hacen que sea un lugar de obligada visita.






Ermita de San Vicente



Para bajar de nuevo a la base de la muralla lo hacemos por la senda normal donde hay que salvar un paso con unas cuantas grapas y un cable de vida. Visto lo visto, entre la subida que nos hemos marcado a la ermita y la mini ferrata, a Carmen la vemos este verano cresteando por las más salvajes agujas del Pirineo.

Paso equipado
La Casa del Señor


Panorámica de Finestras


De nuevo en el pueblo nos dirigimos a la ermita de San Marcos donde comemos disfrutando de una panorámica extraordinaria de toda la muralla al completo. 
Ahora toca volver, que no queda poco...Para regresar desharemos nuestros pasos hasta el puente de Penaver y, una vez pasado éste, sale a nuestra izquierda una pista que tomamos y no abandonamos hasta llegar en constante subida a los coches.

Ermita de San Marcos












Moraleja de la crónica: pista+pista+pista+pista+pista+pista= hasta los mismísimos de pistear!!! pero con la mejor recompensa final para los ojos de un/a amante de la naturaleza abrupta.

La gran muralla


Bueno, bueno...y con otra recompensa final más que todavía no he nombrado:  un auténtico deleite para las papilas gustativas de ocho golosos zampabollos (que a este placer se nos une también Sheila), el ya tantas veces catado chocolate de Benabarre. Mira que tenemos delito!!! Dí que hoy nos lo hemos ganado, ahí van los datos: 26 kilómetros y medio y 950 metros de desnivel acumulado.
Si queréis el track, aquí.

7 comentarios:

Miguel dijo...

Lo del senderismo en condiciones, tampoco os lo tomeis tan en serio, aunque valió la pena, sobre todo por el chocolate...

cristina dijo...

lo que hay que hacer para poder merendar!!
Buenisima la crónica y las fotos silvia cada día te superas más!

David Naval dijo...

Qué chulada Silvia! Merece la pena la pateada desde luego. Y el colofón del chocolate, pues para que más. Saludos!!

Anónimo dijo...

A pesar d tanta pista...valió la pena, con las ganas q tenía d ir al monte...cualquier cosa!! Gracias a todos x dejarme volver a disfrutar d vuestra compañía, sois geniales!! Donde vamos el domingo?? Jejeje

cristina dijo...

esta a sido de las pateadas en que no piensas que el final sea tan sorprendente como este ha sido.ha merecido mucho la pena, pero sobre todo la compañia.
javier

Eduardo dijo...

Anda menuda chulada, no tenía ni idea de este lugar, y mira que el domingo estuvimos haciendo la ruta de La Masieta a Monfalco, que está bien cerquita. Habrá que volver por la zona, para conocer esta maravilla de la naturaleza, y probar ese chocolate, que menuda pintaza tiene, un saludo

silvia dijo...

Miguel, empiezo a saber el porqué de cuando en cuando vamos a parar andando o barranqueando pasando por Benabarre...el chocolate está rico, rico.
Gracias por tus elogios Cris, y todo mereció la pena, empezando por tus palmeritas.
Buenas David! Te pìlla un poco lejos, pero el sitio y el chocolate merecen una cata. Hace mucho que no nos vemos, a ver cuando se coincide, que entre unas cosas y otras es difícil. Lo bueno es que no paramos ni unos ni otros.
Bienvenida Nuria, se te ha echado de menos, aunque nos dejaras a todos a altura del betún con lo tora que estás hecha.
Javier, si algo se agradece es la compañía. Qué bien que vinistéis!!
Hola Eduardo! anda que si coincidimos por esas tierras...al final nos vamos a acabar conociendo todos!! otro día que andes con ganas de pistear acercate a la gran muralla que te va a encantar, en serio. Y que pruebes el chocolate, ya ni te lo digo.
Un abrazo a tod@s!!